Login

Lost your password?
Don't have an account? Sign Up

DIOS NOS AMA TAL COMO SOMOS

Nuestras niñas cada vez que tienen miedo o sueñan algo feo lloran o gritan desesperadas, (No todo el tiempo), enseguida me levantó o se levanta mi esposa, y cualquiera que sea siempre tocamos la espalda de nuestros hijos y  con el sonido suave de un shhhhh y unas palabras  al oído “mamá está acá ” o “papa esta acá” Automáticamente quien quiera que sea se  calma y se vuelve a dormir.
             Eso me hizo recordar a una historia que todos hemos escuchado en algún momento de nuestras vidas, JESÚS CALMA LA TEMPESTAD. ¿Podemos echarle un vistazo?

Jesús había pasado el día entero enseñando parábolas a la multitud y a sus discípulos, hasta que cayó la noche. Y aunque seguramente estaba cansado por el día tan agotador, Jesús mismo le dice a sus discípulos “pasemos al otro lado”. Dice que “lo tomaron tal y como estaba”. Así como estaba lo subieron en la barca y es ahí donde Jesús decide tomar una siesta y descansar.
            Al mando del barco quedó un grupo de pescadores, la mayoría de los discípulos eran expertos navegando en el mar, y seguramente sabían distinguir cuando el cielo anunciaba una tormenta. Por eso una versión muy antigua dice “Repentinamente, sin esperarlo, una gran tormenta se desató en el mar“. Ante esto, no había experiencia que valga, fue algo tan repentino que en segundos la barca empezó a llenarse de agua.

Imaginen “Pedro, Jacobo, Andres y Juan, marineros por experiencia, luchando por mantener la vela abajo. Marcos que no tenía experiencia, lucha por no vomitar y los otros por sacar el agua que estaba entrando en la barca.”

Hasta aquí aprendemos que Jesús no nos promete un viaje tranquilo y sin dificultad, es más, en Juan 16:33 nos dice “en el mundo tendréis aflicción ” no estamos exentos del sufrimiento, del dolor o la tormenta. De hecho, los discípulos se encuentran en medio del mar por obedecer a Jesús, él les dijo que cruzarán.
            Pero lo asombroso es que el relato no termina ahí, en medios de ese caos los discípulos se recuerdan de Jesús y empiezan a buscarle, y lo encuentran durmiendo en la popa sobre un cabezal ¿Quién duerme en medio de una tormenta? Lo primero que le dicen al despertarlo es “¿Maestro, acaso no te das cuenta que perecemos?”, otra versión dice “¿no tienes cuidado que morimos? “Ninguno le pregunta ¿Maestro, Jesús puedes detener la tormenta? o Sabemos qué haces milagros, ¿podes detener la tormenta?, sino que dudan de él, dudan de su carácter. Eso es lo produce el temor en nosotros, quitamos nuestra confianza en el carácter bondadoso de Dios y nos hace dudar.

Increíble, pescadores en medio de una tormenta marítima, pidiéndole ayuda a un carpintero.
            No te parece que somos iguales a los discípulos? Por ejemplo, en medio de las crisis, es donde perdemos el control. Como en la situación que estamos viviendo actualmente en todo el mundo. Nuestra vida cambio, y en aquello que éramos expertos, se dio la vuelta y nos volvimos vulnerables. Mucho más vulnerables que nunca y ahora es cuando buscamos a Jesús, lo despertamos y decimos “¿No te das cuenta que morimos?”, “¿dónde estás? ¿sigues durmiendo?.
Jesús se levantó, y reprendió el mar; y después de esa aquietada tormenta viene la enseñanza para sus atemorizados discípulos.

“Cómo no tienes fe?: Es un reproche, es Jesús diciendo ” ¿acaso no acaban de oír mis enseñanzas? ¿no vieron mis milagros? y ¿aun así sigues sin creer?”

Los discípulos se habían olvidado de quien estaba en su barca y quien tenía realmente el control.
            Te has olvidado de los milagros de nuestro Señor en tu vida? No temas, pues él está en control de tu barca, tiene el control de tu vida, la de tu familia y todo lo que te rodea.
            Nuestro Salvador es más poderoso que cualquier tormenta, descansa en él, confía en él , porque vendrá gran bonanza cuando el reprenda la tempestad.

Hay un himno llamado “Maestro se encrespan las aguas” y una estrofa dice así:

  • Maestro, se encrespan las aguas

Y ruge la tempestad

Los grandes abismos del cielo se llenan de oscuridad

¿No ves que aquí perecemos? ¿Puedes dormir así?

¿Cuándo el mar agitado nos abre sepulcro aquí?

  • Maestro, mi ser angustiado

Te busca con ansiedad……

Hermano, hermana, joven, confía porque de mi barca y tu barca, él tiene el control

https://conexionsinlimite.com/

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*